Home   Familia y relaciones   Cuando los problemas de pareja afectan a los hijos

Cuando los problemas de pareja afectan a los hijos

Las relaciones de dos son complejas. Son el encuentro de dos universos personales que se unen para dar cabida a una relación sentimental. Cuando a esa relación le sumamos hijos, la complejidad de la familia aumenta, y es así como en oportunidades los padres pueden involucrar a los hijos en sus problemas, aspecto que genera problemas psicológicos en los menores. ¿Es necesaria la terapia de pareja? Los problemas de pareja se dan con o sin convivencia, incluyendo también las dificultades por separación, divorcio y custodia de los hijos. Así mismo, también involucra las relaciones reconstituidas con padrastros o madrastras. ¿Cómo sabemos si un hijo se está involucrando en la relación de pareja? Un hijo se ve involucrado cuando entra al conflicto de dos, esa “invitación” puede tener distintas formas. (1) Cuando papá y mamá discuten, el niño interviene y ellos lo permiten. Puede que en oportunidades le pidan su opinión como si el problema también fuera de él. (2) Cuando alguno de los padres “habla mal del otro” frente al niño buscando que este sea su aliado. A veces estos niños o jóvenes conocen detalles íntimos de pareja que no deberían saber, y usualmente señalan a uno de los padres como “el malo”. El hijo puede servir de paño de lágrimas o de confidente, asumiendo un dolor emocional que no le corresponde. (3) Cuando en las familias hay distintos bandos. Los padres pueden general conflictos y peleas con el niño u adolescente que es aliado del otro padre, lo cual perjudica notablemente la comunicación y la transmisión del amor. Los jóvenes y niños se sienten confundidos. Aman a ambos padres, pero deben elegir un bando. ¿Cuáles son las consecuencias psicológicas para los hijos? Muchos niños y jóvenes sufren al estar involucrados en una situación donde siempre terminaran perdedores. Cuando asumen tristezas propias de papá y mamá se sienten impotentes frente a la situación, y pueden generar una base para problemas emocionales como los depresivos, los bipolares y los psicóticos. Si no existe una comunicación clara en la familia, si las reglas y límites para con los hijos son confusas, se pueden dar problemas de conducta como bajo rendimiento académico, agresividad e inestabilidad emocional. Hago un llamado a los padres de familia para prevenir estos problemas. Muchas veces los hijos son enviados al psicólogo y el real problema son los padres. Mi consejo es que busquen terapia de pareja para que solucionen sus dificultades como adultos y promuevan la salud emocional en sus hijos, y así evitar que en problemas de dos, el perdedor sea el más débil.

Los artículos están protegidos por derechos de autor. Se autoriza el uso académico de los mismos siempre y cuando se cite el autor y el origen. El plagio y uso de los mismos sin autorización acarreara consecuencias legales. Este artículo fue publicado por Fenicia en los periodicos Cedritos y sus vecinos, y Colina y sus Vecinos en la edición del mes de Julio de 2012

 

Bienvenido portalfenicia.com

Acceder

¿Olvidaste tu contraseña?