Home   Yo y mi universo personal   Depresión Navideña

Depresión Navideña

Para muchas personas la navidad no es una época feliz, las fiestas decembrinas están llenas de dolor, nostalgia y melancolía. Pueden existir muchos motivos por los cuales las personas se sienten infelices en las fiestas. Muchas de estas reacciones se repiten año tras año convirtiendo este periodo de tiempo en un momento personal de depresión y conflicto. Los motivos son muchos, y todos ellos son válidos. En primera instancia la ausencia de alguien querido que falleció hacen que algunas personas miren la navidad con tristeza centrándose en la ausencia y en la melancolía de aqué que no está con nosotros. Las fiestas familiares son percibidas como vacías sin ese ser querido que ha partido. Este proceso puede ser normal cuando la persona amada tiene poco tiempo de fallecida, pero en algunos casos se observa que las personas guardan ese dolor al pasar los años, recordando la temporada desde la premisa: “todos sería mejor si él (o ella) estuviera aquí” Otro motivo por el cual la persona tiende a deprimirse en navidad es por la sensación de soledad que nace del pensamiento idealizado de que en navidad todos somos felices y amados. Par algunas personas las fiestas de Diciembre son un recordatorio de su soledad, o sus dificultades para entablar relaciones sociales. Sienten que la fecha es un sarcasmo a la felicidad, viendo la temporada como algo negativo. Otra razón de las depresiones navideñas es el conflicto familiar. Muchas familias destapan sus conflictos en las fiestas dada la oportunidad de reunión y el consumo de alcohol. Los niveles de violencia domestica se incrementan en las fiestas, lo que hace que la navidad no sea exactamente una época feliz, sino un periodo de tensión. Aunque se puede creer que la navidad “relaja” a las personas y las reconcilia, aspecto que realmente ocurre en algunos casos, en otros los conflictos se hacen más evidentes. Escribo este artículo para invitar a las personas a procurar una salud emocional en la navidad. La felicidad, o la paz interior no dependen de una época del año sino se basa en una postura personal frente a la vida. No es sano predisponernos frente a un periodo de tiempo con pensamientos negativos que harán que se retroalimente la depresión y el conflicto interno. Debemos cambiar la forma de percibir el mundo. Si vemos la navidad (o cualquier otra fiesta) desde los ojos de “lo que falta”, “lo que no es” y el dolor, nuestra visión retroalimentara nuestro malestar. Si por el contrario cambiamos el punto de vista por uno más positivo, viendo las oportunidades de cada época del año, podemos comenzar a sanar. Consulte a un especialista si cree necesitar ayuda en la tarea de cambiar y sentirse mejor. De la misma forma, las fiesta deben procurar ser momentos de unión familiar pero si los conflictos se presentan tenga en cuenta que existen soluciones terapéuticas que pueden ayudar a relacionarse de manera distinta y más sana, es sólo buscar soluciones distintas a las ya intentadas. La felicidad esta en nosotros mismos, sólo debemos encontrar la llave.

Los artículos están protegidos por derechos de autor. Se autoriza el uso académic de los mismos siempre y cuando se cite el autor y el origen. El plagio y uso de los mismos sin autorización acarreara consecuencias legales. Este artículo fue publicado por Fenicia en el periódico Cedritos y sus vecinos en Diciembre de 2012
 

Bienvenido portalfenicia.com

Acceder

¿Olvidaste tu contraseña?