Home   Innovación y vida de hoy   Las mascotas ayudan a superar la depresión

Las mascotas ayudan a superar la depresión

Los animales pueden ser nuestros aliados emocionales para superar los problemas de nuestra vida, y pueden ser nuestro sostén afectivo en momentos que más lo necesitamos. Las personas puede o no que les gusten los animales, pero es claro que tener un animal nos alivia de los pesares cotidianos de la depresión y la soledad.

Los animales tienen una aceptación incondicional frente a lo que somos. Si les tratamos bien devuelven el afecto que les damos.

El objetivo de este artículo es hablar de los beneficios que un animal trae a nuestra vida. Este tema no es la primera vez que lo trato pero lo quería fortalecer directamente en este portal de ayuda, la razón es abrir y aclarar algo que las personas deberían valorar en el uso de animales para el manejo de la depresión y otros problemas mentales.

Pongamos un caso, y una situación puntual.

María no deseaba moverse. Su vida era un fastidio, no tenía trabajo y no quería tenerlo. Había perdido la motivación para vivir, no había nada que pudieran hacer. Los familiares se alertaron, la enviaron a tratamiento por psiquiatría y comenzó a tomar antidepresivos, y sí bien hicieron efecto ella no sentía una real motivación para mejorar. Se sentía poco amada, y poco valorada.

Y fue entonces que apareció Pepe, un gato callejero al cual ella le dio hogar y se enamoró. Al principio ella se sentía asustada por la responsabilidad, ¿qué iba hacer?

Pues a María le toco abandonar su postura de no querer hacer nada y levantarse de la cama temprano para abrirle la puerta al gato. Comenzó a darse cuenta que en los momentos que ella estaba sola frente al computador, Pepe se le acercaba y comenzaba a ronronear.

Comprarle el alimento, limpiar su caja de arena, ver como jugaba con todo, reírse de sus gracias, le retorno la sonrisa en su rostro. Le ayudo a vivir su hoy.

Seamos concretos en un asunto. Los seres humanos no tenemos control sobre el pasado, porque ya ocurrió, ni por el futuro porque no sabemos qué ocurrirá mañana, tenemos control de nuestro presente, de nuestro HOY, y es por eso que un animal nos ayuda a pensar en el presente.

Cuando existe un problema de depresión estamos tan centrados en el pasado, en el dolor y en la apatía que nuestro hoy se ve afectado.

Vivir el presente basándonos en un pasado triste y en la poca esperanza, reafirma los pensamientos negativos y hace que nos sintamos mal.

Un animal nos ayuda a trabajar en nuestro presente y es por eso que tener un animal es terapéutico.

Puede sonar simple, pero las consecuencias que trae son complejas.

Nuestra naturaleza humana se une empáticamente con otros seres. Los animales, nos brindan eso que los demás seres humanos, por interferencia del intelecto no brindan. Ellos son emociones y sus acciones no están contaminadas con el pensamiento intelectual. Los seres humanos decimos que somos superiores a los animales porque tenemos intelecto y pensamos, pero los animales precisamente por eso son maravillosos para relacionarse con los humanos porque no están contaminados de prejuicios. Al perro o gato no le importa si eres rico o pobre, sí eres negro o blanco, sí tienes problemas de adicción o vas a la iglesia todos los domingos. A los animales les importa que los ames. Simplemente eso.

Un animal no espera mucho de ti, solo te ama. Y el amor es poderosamente terapéutico cuando sentimos que nadie nos estima, ni siquiera nosotros mismos.

Un animal en casa cambia nuestro día a día, nos genera responsabilidad, nos rehabilita de nuestro egocentrismo, nos hace ver que no estamos solos en el mundo, y que él nos necesita tanto como nosotros necesitamos de ellos.

Los artículos están protegidos por derechos de autor. Se autoriza el uso académico de los mismos siempre y cuando se cite el autor y el origen. El plagio y uso de los mismos sin autorización acarreara consecuencias legales.

Si desea leer otros artículos sobre animales escritos por la autora puede entrar a http://www.labauma.cat/

 

 

Bienvenido portalfenicia.com

Acceder

¿Olvidaste tu contraseña?