Home   Pareja: Sexo, amor y lágrimas   Miedo al compromiso

Miedo al compromiso

Terminar  una relación que está a punto de iniciar o que por el contrario, ha iniciado pero se ha tornado seria es algo que aqueja a muchas personas que tienen miedo al compromiso, o que se asocian a una de ellas.

Superar el dolor, la decepción  y las preguntas que tenemos adentro cuando  una relación  termina de manera inesperada y confusa  es debilitante.

Y duele es claro,  por qué se han  sembrado sentimientos, sentido que se sienten  correspondidos pero que “mágicamente” desaparecen de un día a otro.

Se puede pensar que la persona que tiene miedo al compromiso “juega con los sentimientos de la otra persona”. Esta afirmación tiene dos caras, una que la afirma y otra que profundiza más, y niega la voluntad directa de hacer daño.

El tema de jugar con los sentimientos se le alude a una persona fría que con plena conciencia de que no quiere “nada serio” siembra ilusiones y emociones en la otra persona, haciendo pensar que es especial o que existe  un amor sincero.

Evidentemente quien dice “te amo” sin sentirlo, puede ser  merecedor de calificativo grotescos, pues es una falta de respeto  y valor,  demostrar lo que no se siente solo por tener un beneficio sexual, económico u otro. Básicamente quien juega con los sentimientos de esa manera muestra más su egoísmo y su  complacencia. Una acción así de deshonesta merece ante todo el total rechazo, pues quien juega con sentimientos se lleva parte del alma de la persona herida. Siembra odio, rencor  y dolor.

Ahora, ¿se puede jugar con los sentimientos sin  desear hacerlo?, ¿es un juego aquello?, o más bien ¿una circunstancia?

Una persona que tiene miedo al compromiso no necesariamente es una ser frio y grotesco que juega con sentimientos  a voluntad, sino que está  realmente perdido en sus confusiones.

¿qué pasa si el amor o el gusto es realmente es correspondido?

Evidentemente las personas con miedo al compromiso sienten algo por la otra persona. Se asustan con lo que sienten. Sus motivos pueden ser variados, puede ser que en el pasado  se hayan enamorado y les haya ido mal,  puede también ser que en su familia las relaciones de pareja son tan  caóticas que no desean tener  ningún tipo  de relación seria  para no errar.  Puede ser  incluso que tengan conflictos con su propia sexualidad  y asumir una relación les incomode. Las razones pueden ser múltiples, pero lo claro es que cuando sienten que  la relación está  creciendo emprenden la huida de formas que para la otra persona pueden ser dañinas  e inexplicables.

Al final de la relación con una persona con miedo al compromiso es usual preguntarse:¿tuvimos algo o fue mi imaginación?, ¿realmente él/ ella estaba jugando conmigo?, ¿por qué sus explicaciones son tan extrañas o faltas de lógica?, la pregunta clara es ¿qué pasó?

Y sí, ¿qué pasó?

“Estábamos bien, parecía que cada vez estábamos más unidos y de repente como una torre inclinada todo se derrumba”.

Las personas con problemas con el compromiso suelen  hacer cosas que dañan a la otra persona. Sus explicaciones (si no son  honestos consigo mismos) pueden llegar a  responsabilizar al otro del final de la relación, es decir, “me alejo de ti por tu culpa”, “es que tú me dijiste que eras de mal humor, aunque no lo evidenciaste conmigo, es algo que no quiero vivir”, “no confió en ti”, “ni siquiera me gustas”, “todo fue parte de tu imaginación”, “ me di cuenta que somos incompatibles” etc…

Ese dejo de culpa que se siembra en la otra persona, en general es desproporcionado y falso. Es decir, la otra persona al escuchar las razones, puede sentir que le hablan en un lenguaje desconocido, y el desconcierto es lo que la domina.

Una persona que acaba una relación con alguien con problemas al compromiso suele sentirse altamente deprimida. La razón es clara, se invirtió energía y afecto en otra persona que al final de cuentas desaparece o huye. Muchas de las personas  nunca llegan a saber qué fue lo que realmente ocurrió, porque  la otra persona se ha alejado poniendo entre ellos un bloque de cemento.

¿Pero realmente que ocurre en una persona con miedo al compromiso?

La conciencia puede ser el peor juez de todos, pues  puedes dar las explicaciones que quieras al resto pero nadie puede  evitar enfrentarte con tus propios demonios.

Una persona con problemas al compromiso tiene un dilema moral interior. Una frustración y un dolor no asumido.  Es el miedo que los gobierna día a día, “quiero amar a alguien, pero tengo miedo”,  “No estoy preparado para alejarme de mi área de confort, tener pareja, tener hijos”, “todo lo asociado a las relaciones es un error”.

Justifican su postura con casos de amor sin éxito estableciendo que es de sabios no tener pareja.  Vivir en un mundo de fantasías  románticas que cuando se concretan dejan de tener gracia.

Justificaciones y racionalizaciones que tratan de ocultar lo mal que se sienten. Posiblemente muchas de las personas con problemas al compromiso les cuesta  ver el sufrimiento de la contraparte, y si lo ven, asumen una culpa y tristeza. Pienso que los que se conduelen de los sentimientos de los demás, están a un paso más cerca de madurar y tener una crisis necesaria que les haga dar el siguiente paso.

Es muy triste saber que se ama a alguien pero que no puede decirlo, o manifestarlo. Es muy triste quedarse estancado queriendo más y no poder avanzar.

Pero esa crisis, ese dolor, ese cuestionamiento sobre sí mismos y el futuro es necesario en una persona con problemas  con el compromiso.

El hombre o mujer con esta dificultad, no aprenderán a crecer y a relacionarse si no tienen una crisis interior que los mueva hacia el cambio.  Deben querer cambiar. Ser conscientes que se están haciendo daño a sí mismos si nada de lo que comienzan lo terminan, sembrar un poco de valentía interior y asumir que la vida es solo una.

En conclusión,

Para las personas abandonadas deben comprender que no hay nada malo en ellas, solo deben sanar y pasar la página.  No se llenen de odios, rencores y continúen. La otra persona tendrá que afrontar su dificultad tarde o temprano, pero “ese” no es su problema.

Si tienes problemas para asumir un compromiso y no tienes problemas con ello, se honesto desde el inicio de las relaciones y aclara lo que buscas. No esperes que todas las personas lo entiendan y tampoco esperes que no se ilusionen contigo, pero sé claro.

Si al contrario, tu actitud es dañina para ti mismo debes buscar una solución para  que  cuando te acerques a una persona no termines dañándola y dañándote. Porque es como el dilema del niño que quiere comer un dulce encima de la mesa,  pero no quiere  tomar la silla   por miedo a que esta se rompa.

La vida es solo una.  Hay que asumir riesgos, y no tener miedo amar. Siempre podemos caernos y levantarnos.

Los artículos están protegidos por derechos de autor. Se autoriza el uso académico de los mismos siempre y cuando se cite el autor y el origen.  El  plagio y uso de los mismos  sin autorización acarreara consecuencias legales. 
 

Bienvenido portalfenicia.com

Acceder

¿Has perdido tu contraseña?