Home   Innovación y vida de hoy   Ocio Frustrante

Ocio Frustrante

La inactividad constante en los seres humanos, producto del desempleo, las pocas oportunidades laborales y educativas, ha creado una nueva tendencia en los jóvenes que no estudian, y tampoco trabajan.

Levantarse todos los días tarde tras una noche en el internet, pensar ¿qué hare hoy?, y no encontrar respuesta, prender la pc, navegar por internet, jugar un video juego, salir a vagar por ahí, y repetir la misma secuencia día a día.

¿qué pensarían sí todos los días son muy parecidos?

La definición de ocio  establece “que es el uso del tiempo libre- recreativo diferente al trabajo, que incluye comer y dormir”, pero sí el ocio, se convierte en nuestro día a día. Sí solamente dormimos, comemos, y jugamos,  ese ocio pierde su objetivo y ya no es sano.  La frustración viene cuando el entretenimiento no tiene sentido.

Usualmente las personas necesitan  relajarse para manejar el estrés, descansar, socializar  y recargar energías, pero si nuestro existir está lleno de ese “tiempo muerto”, se corre el riesgo de perjudicar nuestra salud física y mental.

Veamos un caso, para concretar la situación.

Rafael, es un joven de 25 años,  graduado de filosofía y letras, proviene de una familia de estrato medio y vive con su madre, empleada de tiempo completo en una empresa conocida. Rafael tras graduarse ha tratado infructuosamente conseguir trabajo,  el único empleo que consiguió duro poco y luego de buscar juiciosamente otra labor, se encontró con muchas dificultades para emplearse. Cada día que pasa, es peor, y ahora Rafael, cansado de tantos rechazos  ha decidido no mandar más hojas de vida, pues siente que nada de lo que haga le ayudará a mejorar.

El joven se queda solo en casa la mayor parte del tiempo, navega en facebook, juega video juegos, ve T.V  y sale a distintos lugares con sus amigos. Su madre, entiende la situación y le apoya con algo de dinero, sin embargo, no puede ayudarle más.
Rafael se siente desmotivado, el reto de cada día es pasar el nivel de algún juego,  sus días comienzan y terminan casi en la misma dinámica, a veces se siente animado por alguna actividad en especial, pero en otras oportunidades aunque juega, se siente desdichado. Prender la pc, estar en las redes sociales, chatear y jugar se ha convertido en su vida.   El joven subió de peso, aumentó su  consumo de cigarrillo,  y  físicamente se siente mal,  tiene dolores de cabeza, duerme mucho y  siente  desgano general por  todo.
 No sabe qué hacer, se siente estancado, “sin vida”,  y aunque sigue mandando ocasionalmente currículos laborales, ya casi no se preocupa por encontrar empleo. Siente que nada le ayudará.

Esta es una situación común. La vida se escapa en pasatiempos y las oportunidades se ven lejanas.

Según el Dane, en Colombia existe un 23%  de desocupados que viven situaciones parecidas a las de Rafael.   Ese porcentaje de jóvenes se les llama los   “Ni- ni”, o personas que “ni” estudian, “ni” trabajan.

Cómo psicóloga y  siendo consciente de esta tendencia social, me alarma del gran riesgo que estas conductas tiene para la salud mental  y física de las personas. ¿a qué me refiero?, pues es simple,  cuando un ser humano por falta de oportunidad no encuentra una labor o una actividad que lo nutra y que le ayude a crecer, pierde el rumbo, su mente deja de soñar  y deja de hacer cosas que le ayuden a cumplir sus retos. En otras palabras, pierde el norte.

Por otra parte, sí dedica mucho tiempo jugando video juegos, o en las redes sociales esta persona  no hará mucho ejercicio, y tampoco se alimentara bien. Aspecto que se asociará a problemas de sobrepeso o dificultades  asociadas a la falta de nutrientes como la anemia.
Los problemas físicos retroalimentaran la poca actividad y la desmotivación pues el cuerpo se acostumbrará a la falta de movimiento, y mentalmente “no querrán hacer nada”

Sí hay marcada desesperanza podemos optar por conductas poco saludables,  como el consumo de alcohol u otras sustancias  psicoactivas, adicción al juego, adicción al porno, depresión  e intentos de suicidio, trastornos de ansiedad asociados al miedo al futuro y en el estrés de afrontar nuevas experiencias, actitudes obsesivas frente a temas específicos, pensamientos que priorizan asuntos vánales frente a los importantes y búsqueda de soluciones en la delincuencia y en la ilegalidad para conseguir dinero.

¿Qué puede hacer  en una persona que se ve atrapada en esta situación?

El ser humano necesita ocuparse y  tener  una actividad, pero para ello debe encontrar un motivo por el cual luchar.  Quisiera hacer unas preguntas a los lectores asociadas con el tema.

¿Qué quiere lograr en su vida?, ¿Cuáles son sus sueños?
En dos años, ¿cómo sería su vida?
¿qué debe hacer para lograr lo que desea?
¿qué dificultades tienes que enfrentar?, ¿qué oportunidades tiene?

Sí  al responder estas preguntas usted no encuentra respuestas o ve más opciones  pesimistas, que esperanzas,  algo está mal.

Cuando ocio  frustrante invade la vida de las personas también se llenan de un sentimiento de incapacidad y desesperanza.  La frase mental de  “No puedo hacerlo. La situación esta tan mal que aunque lo intente fallare”, “conozco a muchos que están igual que yo”, bloquea nuestras ganas de hacer algo, pues en apariencia nada dará resultado.

Sí ve su futuro negro, sí no ve claro el panorama a futuro: !comience a soñar!

Haga una lista de posibilidades, ¿Cuál es la  más realista?, ¿qué vía debo seguir?. Sí un camino se  cierra piense en otro, pero no se rinda.

!Cuando las personas por su propio merito  trabajan para buscar soluciones, las encuentran!

Muchos emprendedores que han construido sus propios negocios y empresas comenzaron así, sin saber qué hacer, pero con ganas de construir su proyecto de vida.

Sólo necesita prepararse y planificar. No tome su futuro a la ligera, no tome decisiones impulsivas sino pensadas. Muchos que pasaron por lo mismo le dirán que las cosas mejoraron cuando comenzaron a hacerse responsables de sus acciones y trabajar para conseguir lo deseado. Si usted no se mueve nadie lo hará por usted.

En caso de que el constante ocio le este afectando comience a cuidarse. Vaya al médico, asista a terapia psicológica, aumente su autoestima y busque soluciones. No se hunda en los problemas,  la desesperanza no es buena consejera.

No se deje dominar por esa voz interior que nos dice que nunca tendrá éxito y que no se merece ser feliz. ¡Busque ayuda!, ¡ponga de su parte!

¿Pero hacer qué?,  respondase estas otras preguntas, ¿qué desea hacer?, ¿quiere estudiar?, ¿conseguir una beca?, ¿trabajar en un sector especifico?, ¿independizarse?, ¿forjar su propio negocio?. La solución depende de usted.

En la antigüedad los guerreros salían de sus casas sabiendo que  tenían que luchar, preparando sus armas y su fortaleza para superar los obstáculos. ¡Aprendamos de los guerreros y seamos unos luchadores!, no permitamos que la inactividad nos domine.

Jugar y divertirse esta bien, pero cuando sólo hacemos eso deja de ser divertido. Nuestra vida no debe  llenarse solo de actividades recreativas, porque el exceso de las mismas nos hace esclavos de nuestros propios placeres. Cuando  tenemos claro  nuestros sueños nos centramos en nuestro presente y futuro, y aplicamos la regla de actuar, luchar y conseguir con sudor lo que necesitamos. No hay nada que nos haga sentir más orgullosos que saber que se consiguió algo por el propio mérito.

¿Qué piensa hacer para conseguir sus sueños?, ¿qué está esperando?

Los artículos están protegidos por derechos de autor. Se autoriza el uso académico de los mismos siempre y cuando se cite el autor y el origen.  El  plagio y uso de los mismos  sin autorización acarreara consecuencias legales. Sí desea recibir novedades de nuevos artículos, síganos por facebook o  twitter

 

 

Bienvenido portalfenicia.com

Acceder

¿Olvidaste tu contraseña?