Home   Yo y mi universo personal   Sentirse solo

Sentirse solo

La soledad puede ser en como un cáncer que  se extiende en  las vidas de aquellos que se sienten vacios  y tristes.

Es algo que muchos expresan cotidianamente, “me siento solo”, “nadie me entiende”, “¿cómo puedo estar rodeado de tanta gente y sentirme tan vacio?”.  Llorar a causa de este sentimiento es común, porque el ser humano siente que necesita del apoyo y presencia de otros para ser feliz.

Muchos lectores saben de los que hablo. No hay nada más doloroso que sentir que se pasa por una situación difícil y que no hay nadie que te entienda o  que este a tu lado. Podemos tener personas cerca, y aún así sentir la soledad. Muchos odian ese sentimiento. Muchos sufren al sentirse aislados e impotentes. La soledad se convierte muchas veces como un cáncer que carcome el interior como una enfermedad que invade todo.

No hay edad para la soledad, y a veces, es algo que crece con la persona alimentando su tristeza y desesperanza. Muchos han llorado en consulta al decir, “me siento muy sólo”, “a nadie le importo”, “no tengo pareja, esto es horrible”

¿pero porque para algunas personas la soledad se convierte en una enfermedad?, ¿Por qué le tememos a estar solos?

La soledad es un aspecto que culturalmente  se ve como negativo. Los comerciales de T.V siempre muestran a las personas acompañadas, con pareja, en familia o con amigos. Estar solo se ha convertido en un prejuicio, algo que las personas juzgan y señalan.  La soledad, para muchos se asocia con  infelicidad y  fracaso.

Le tememos a la soledad desde siempre. La evitamos de manera constante.  Sí se esta solo en casa  se prefiere escuchar música o entretenerse en la pc.  Los Smartphone, por su parte han ayudado a  entretener la mente de las personas en sitios publicos, otras personas recurren al alcohol o a las drogas para entretener el pensamiento y nublar sus miedos cuando estan solas. Mujeres y hombres saltan de relación en relación afectiva, porque odian el hecho de estar sin pareja, se desesperan cuando no tienen novio  lo que produce un sin número de  experiencias fallidas y frustraciones. Muchos le huyen a la soledad como sí esta los persiguiera con un hacha.

¿Pero  han notado, que hay personas que estando solas son felices?

Estar solo, sentirse solo, y pensar que se está solo son tres aspectos distintos.

La soledad es como un espejo, un espejo que nos enfrenta con nosotros mismos.  Refleja  quienes somos, como nos sentimos,  cuales son nuestros miedos y  qué ideas recorren por nuestra mente. Temer  a la soledad, es huirle a nuestro interior y  a nuestros pensamientos.

¿No les parece curioso que sintamos miedo de nosotros mismos?

Dicen que el temor nace de lo desconocido, entonces por lógica, cuando uno se ama, y se conoce, no debe temer estar solo.

Disfrutar la soledad es algo maravilloso  cuando  no le tememos a nuestros propios pensamientos.  Es como invitarse a uno mismo a una cena en un buen restaurante,  uno se encuentra con su esencia,  charla con uno mismo, se nutre  y se disfruta. Las mejores ideas e inventos del ser humano han nacido desde la soledad.

Es difícil, lo se… muchos dirán que es fácil escribirlo, pero distinto hacerlo. Sin embargo para superar un miedo hay que mirarlo a la cara.

Ahora bien, los seres humanos somos seres sociales,  necesitamos de los demás para sentirnos cómodos. Esto es una realidad que no se puede borrar. Pero para que la relación con los otros sea nutritiva debemos trabajar en nosotros mismos, en nuestro amor propio, en nuestra aceptación. Sí nos conocemos,  sí no le tememos a nuestro propio yo, es posible que encontremos relaciones  que nos nutran y nos fortalezcan.

Las relaciones sociales serán mejores sí nosotros estamos preparados. Quien desea curar la soledad buscando con afán a otras personas, se dará cuenta con el tiempo que aún estando acompañado llegará a  sentirse solo e infeliz. La respuesta es tener conciencia que la soledad no es mala,  que es buena consejera,  que nos permite encontrarnos con nosotros mismos.

 Todos estamos solos en nuestro “yo”,  la soledad es inevitable.

Aprendamos a disfrutar de nuestro ser, trabajemos para que la soledad sea nuestra aliada. Hundirse en la tristeza por sentirse solo no ayudará a solucionar las dificultades. Confiemos en nuestras capacidades, encontremos soluciones en nosotros mismos y nunca nos rindamos. La desesperanza puede ser un cáncer peor que la soledad mal entendida. Podremos sentirnos mejor cuando entendamos que la solución nace de nosotros mismos y no de los demás.

Los artículos están protegidos por derechos de autor. Se autoriza el uso académico de los mismos siempre y cuando se cite el autor y el origen.  El  plagio y uso de los mismos  sin autorización acarreara consecuencias legales.

 

Bienvenido portalfenicia.com

Acceder

¿Olvidaste tu contraseña?